Perla de la Rosa.

Larga trayectoria de una actriz.

Por Luis PEGUT
Enero 2021

¿Cómo se forma una actriz?
La formación de una actriz, en principio es su experiencia de vida, su educación sensible y un entrenamiento arduo y permanente. Las escuelas te brindan una etapa formativa , de disciplina, entrenamiento físico y vocal, en conocimiento del arte de la actuación, pero ese entrenamiento debe permanecer a lo largo de la vida de una actriz, así como su observación de la realidad y sus referentes de vida.

¿ Cuáles son tus debilidades como artista y ser humano?
Precisamente la disciplina es uno de mis lados flacos, me cuesta mucho trabajo las rutinas, soy caótica y esto en muchas ocasiones obstaculiza mi relación con el mundo. Aunque la creatividad requiere también de romper con lo rutinario y con los caminos seguros, la creatividad exige de alguna manera el salto al vacío.

¿ Qué has aprendido a lo largo de tu trayectoria escénica?
Que el teatro que vale la pena es el que se asume como un esfuerzo colectivo y que esto conlleva grandes dificultades, pero también grandes aprendizajes y experiencias humanas entrañables. Que el teatro requiere sine qua non del público, que para los espectadores es nuestro trabajo.

¿ Qué relevancia tiene para ti el ámbito artístico cultural en México?
Me parece que México es un país reconocido mundialmente por su gran creatividad. Hemos dado al mundo grandes artistas plásticos, poetas y cineastas entre otros, sin embargo me parece que las artes escénicas se han quedado un poco rezagadas, aunque también hay actores mexicanos con buena proyección internacional. Creo que la danza está necesitando un mayor impulso y apoyo institucional.

¿ Crees que la tecnología ha rebasado al mundo de creadores?
Me parece que en la tecnología los artistas podemos encontrar nuevas herramientas, y sobre todo explorar una nueva y mayor expansión.

¿ Qué se necesita para mantenerse vigente en el teatro durante cuarenta años?
¡Hacerlo! Uno es lo que hace, soy teatrista porque hago teatro. La dificultad de la vigencia tiene que ver con la dificultad de mantener el entusiasmo, la curiosidad y la inquietud por la vida. Tener procesos de actualización permanente y sobre todo no dejar de dialogar con las nuevas generaciones. En suma, un artista necesita mantenerse vivo y dentro del mundo.

¿ Ha cambiado tu proceso creativo en este tiempo de pandemia?
Muchísimo, hemos tenido que resolver creativamente el tema de la sana distancia y la responsabilidad social de detener los contagios. Hemos tenido nuevas experiencias, convirtiendo nuestras casas, habitaciones, cocinas y hasta baños, en sets de grabación de escenas que originalmente fueron teatro. Con A la orilla del río, hemos vivido un autoteatro, como los autocinemas de los años 70.

¿ En qué nivel se encuentra el teatro que se produce en México?
Diría que el teatro mexicano es una tradición muy joven en relación con países europeos, el teatro mexicano como tal, inicia realmente por la tercera década del siglo pasado. Sin embargo en los años 60, hubo un gran salto a la escena internacional, con el gran movimiento de poesía en voz alta con creadores como Juan Ibáñez, Héctor Mendoza, José Luis Ibáñez, Juan José Gurrola y creadores como Leonora Carrington, Remedios Varo, Vicente Rojo, Octavio Paz, que acompañaron este gran boom de teatro mexicano, sin embargo los recortes presupuestales y la inercia en los creadores escénicos han generado al momento un rezago bastante evidente en nuestro teatro, esto aunado a la falta de hábitos de disfrute del arte en nuestra población, generan un contexto poco favorable para el desarrollo de las artes escénicas en general.

¿ Te arrepientes de no haber logrado algún proyecto?
¡Que se arrepientan quienes los han impedido! Por ejemplo, me parece que las autoridades de cultura desde finales del periodo Duartista, se perdieron de mucho e hicieron que nuestra ciudad perdiera un gran espectáculo que debería ser una escenificación tradicional y popular, la recreación de La Batalla de Ciudad Juárez, dirigida por Cesar Cabrera, en la que actué y fungí como codirectora de algunas escenas. Con este espectáculo llegaron a reunirse hasta siete mil espectadores o, con la experiencia de San Lorenzo de Ysla Campbell, montaje que dirigí y se escenificó en el santuario de San Lorenzo y las calles aledañas. El teatro en calle es de gran potencia, convoca a todos los ciudadanos, es una experiencia de democratización del arte en la que los gobiernos deberían invertir con mayor frecuencia y mayores recursos.

¿ Consideras que estás en la plenitud de tu carrera?
¡Claro! El teatro, mis maestros y los públicos han sido muy generosos conmigo. He logrado vivir dignamente de mi oficio y he vivido mi profesión en completa libertad. Nada me debes teatro, estamos en paz.

¿ Cuál es tu legado como artista?
Me apena eso del legado, me parecería mucha soberbia de mi parte, pero me gustaría que quedara un Telón de Arena para rato, que llegáramos a tener un teatro propio para heredarlo a la ciudad como un espacio cultural donde sus niños y jóvenes puedan encontrarse con el teatro, el arte y la cultura, que seguro les cambiará la vida como me la cambió a mi hace más de cuarenta años.

A r t e s  V i s u a l e s
Colectiva de arte en la frontera
A r t e s  V i s u a l e s
Antonio Castro. 50 años, un rostro
Continúa con tu formación profesional con nosotros